Protagonistas de la Feria del Libro

Chucho | Bogotá

Bogotá
Chucho

Es María Vieira White y bautizada por Pablo Neruda como Maruja Vieira. Nació en Manizales en 1922 y desde 1946 inicio el camino de las letras cuando publicó en el suplemento literario de El Tiempo sus primeros versos. En Campanario de lluvia, una de sus primeras publicaciones, recrea su ciudad natal en sus tiempos de juventud. Desde muy temprano su familia se trasladó a Bogotá y luego de los acontecimientos violentos del nueve de abril de 1948 viaja a Venezuela. Allí se relaciona con importantes figuras del arte y la literatura. Regresa a vivir a Popayán.

Periodista de importantes diarios de Colombia y Venezuela, ha sido distinguida con innumerables reconocimientos, entre ellos:  Premio Mujeres de Éxito por su “excepcional contribución en vida y obra, al desarrollo de la cultura y del Movimiento Iberoamericano de Narración Oral Escénica”, Premio a la Oralidad de la Cátedra de Narración Oral Escénica de Iberoamérica, Premio Erato de la Corporación Arte y Poesía en la Calle, de Sabaneta, Antioquia, Medalla Honor al Mérito Artístico del Distrito Capital, Medalla Simón Bolívar del Ministerio de Educación Nacional, Gran Orden de Cultura del Ministerio de Cultura.

Su obra ha sido llevada al inglés, francés, alemán, griego, húngaro, italiano, ruso y gallego. En su portal http://marujavieira.com/ se lee: “¿Cincuenta años de guerra? Un poco más. Para mí esta guerra que aún sufrimos empezó al medio día del 9 de abril de 1949, en el momento en que una voz angustiada avisó a través del teléfono que habían matado a Jorge Eliécer Gaitán. Lo que ocurrió después quedó plasmado en estas palabras, que titulé “Tiempo Definido”: Está bien que la vida, de vez en cuando, nos despoje de todo. En la oscuridad los ojos aprenden a ver más claramente. Cuando la soledad es el total vacío del cuerpo y de las manos hay caminos abiertos hacia lo más profundo y hacia lo más distante. En el silencio las amadas voces renuevan claramente sus palabras y los muros resguardan el rumor conocido de los ausentes pasos. Cuando salí rumbo a mi oficina, sin darme cuenta todavía de la magnitud de lo que iba a suceder, me encontré con una mujer que blandía un machete. Llorosa y desmelenada gritaba por la calle ¡ahora sí que se acabe el mundo! En realidad un mundo se acabó para muchos de nosotros ese día”.

Este portal está dedicado a la señora Mery Segura y a sus tres queridas hijas, Ángela, Olga Lucía y Marisol Neira. Verdaderos ángeles en la Tierra. Generosidad, bondad y amor son su identidad.