Una cena con propósito en Santa Beatriz

Chucho Torres | Bogotá

Bogotá
Chucho Torres

La líder y organizadora del evento Paula Rincón Gómez le propuso al chef Alejandro cocinar algo que fuera más allá de una cena para juntar a los invitados de la segunda versión de este evento que nació para "para apalancar aquellas conferencias que destacan el poder de creadoras y agentes de cambio que tienen las mujeres y las niñas en el planeta”.

Fue entonces cuando surgió la idea de una cena con propósito. El chef Alejandro Cuéllar con Alejandra Rozo Isaza y Lisseth Krohne, el equipo de TEDxBogotáMujeres y T&T, se fueron a la Plaza de Mercado de Paloquemao, hablaron con un propietario de expendio que les dejó escoger una gran cantidad de productos que los usuarios no compran porque se ven deteriorados pero que en realidad están perfectos para preparar deliciosas recetas. Para la experticia y habilidad de este chef revolucionario no fue difícil.

En la acogedora estancia, ubicada en uno de los balcones naturales del nor-oriente bogotano, los comensales disfrutaron de una grata tertulia cargada de olores y sabores exquisitos provenientes de las mezclas de productos cosechados por los campesinos de la región y que alimentan cada día a millones de personas.

“El menú de degustación fue el siguiente: lo primero es que cada uno de los platos fue preparado con productos que terminan en la basura porque están algo deteriorados o tienen mal aspecto exterior o simplemente no se usan como alimentos. Consomé de tuza de mazorca; en los expendios pelan la mazorca, empacan el maíz y la tusa la botan. Se pone a la parrilla para que quede medio ahumada, se cocina luego con cebolla larga y cilantro y tallo de cilantro, se sirve con saúco. Luego curry con camote o papa dulce (se ve arrugada pero adentro está perfecta). El camote es un tubérculo anaranjado, de sabor dulce que se cocina con leche de coco y jengibre, un poco de tomate curry. Lo servimos en un salteado de verduras con cáscara de zanahoria. De un bulto salen siete kilos de cáscara. Además, calabaza de tres tipos, arverjas, camote frito, tomate cherry, julianas de guisantes. Un puré de berenjena ahumada a la que se le quema la piel y se mezcla con cebolla, jugo de limón, orégano. Luego viene un plato fuerte que consiste en alita de pollo que poco se vende. Se deshuesa y se prepara con tomates salteados, puré de perejil, corazón de alcachofa. Se acompaña con tostada de pan con flores comestibles (pensamientos) con brotes de guisantes. El postre fue budín de plátano con mermelada de fresas. El jugo de ciruela cocinada con un poco de azúcar. Todo delicioso, espectacular”, dice feliz, el chef Alejandro.

Explica el cocinero colombiano que durante el transporte, el empaque, la selección, el descargue o por el tiempo, los productos se maltratan o se vean deteriorados, pero en el interior están en muy buen estado y son óptimos para una buena alimentación. “Estamos botando la comida y es necesario reflexionar sobre eso”, apunta.

Alejandro Cuéllar es muy reconocido por sus tendencias vanguardistas y por su incesable filosofía de cuidar, proteger la Tierra. En su restaurante Canasto Picnic Bistró y la empresa Cinco Sentidos Catering se manifiesta su idea de la cocina silvestre y consciente. “Canasto tiene una estructura que está basada en cuatro pilares: los productores, la cultura, el medio ambiente y el consumidor. La cocina consciente es tener la claridad del impacto que tiene en nuestro cuerpo lo que comemos, en el medio ambiente y en el entorno”, señala.

“Lo que parece en mal estado es materia prima ideal para la cocina y buena alimentación. Los comensales al principio se muestran escépticos, pero cuando perciben los primeros sabores quedan encantados y descubren nuevas alternativas. Se trata de alimentos maltratados, pero no es basura”, explica Cuellar.

“La cocina no es solo comer. Comer es una especie de voto, un juramento. Es importante preguntarse, cuando comemos, cómo estamos afectando el medio ambiente, si estamos contribuyendo al calentamiento global, si estamos modificando la cultura de nuestro país. En los restaurantes se afecta al comensal en su salud, en su estado de ánimo. Ellos vienen a celebrar y hay que tratarlos maravillosamente. Todo es un conjunto en la buena cocina, la preparación, los productos, el semblante de los empleados”, subraya el destacado chef.

“Si se compra una cebolla en un supermercado sabemos que viene de Holanda o Perú y nos dicen que es orgánica, pero no conocemos  todo lo que ha viajado y qué procesos ha tenido, en cambio, en Boyacá se produce tanta cebolla como papa y es de la tierra. Por hacer caso a ciertas modas de alimentación, la gente se está envenenando”, dice.

Todos los invitados reconocieron que la cena fue maravillosa colmada de sabores propios de la región con talla internacional y ricas texturas. Sin duda, fue una cena pre #Rebeldía 2016 con propósito para construir y enviar mensajes a través de la comida.

Alejandro Cuellar fue speaker en el TEDxBogotá2015.

Este portal está dedicado a la señora Mery Segura y a sus tres queridas hijas, Ángela, Olga Lucía y Marisol Neira. Verdaderos ángeles en la Tierra. Generosidad, bondad y amor son su identidad.