Caño Cristales, lo más bello del mundo

Chucho Torres | Caño Cristales

Caño Cristales
Chucho Torres

Investigadores de la Universidad Central, de Bogotá, de las facultades de Ingeniería y Ciencias Básicas; Ciencias Sociales, Humanidades y Arte, advirtieron en un comunicado que hay “un riesgo ambiental de devastadoras consecuencias” en la región de La Macarena (Meta) en donde la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) otorgó una licencia de exploración en una área de más de treinta mil kilómetros cuadrados.

Dice el pronunciamiento: “Si bien el permiso de exploración se da para una zona por fuera de las áreas protegidas, es importante tener presente que está muy cerca del límite del Parque Tinigua, justamente en la zona de amortiguación, en la cual existen también áreas de reserva campesina. Por lo tanto su impacto se extiende a las dimensiones socioeconómicas y culturales que ahondan la conflictividad ya de por sí compleja de la región”.

Agrega que, “la autorización dada para las actividades de sísmica, ampliación de vías, construcción de nuevas vías de acceso, obras civiles adicionales asociadas a excavaciones, taludes y construcción de campamentos y sus facilidades, zonas para la disposición de material sobrante (escombros), parqueaderos para maquinarias, helipuerto; así como el visto bueno para la perforación hasta de 150 pozos, la construcción de líneas flujo, transporte de crudo en carro tanques, entre otros, determinan un sin número de externalidades negativas en zonas con una alta sensibilidad ecológica. Existe pues un enorme riesgo de deterioro ambiental de los sistemas estratégicos antes mencionados”.

Dicen los académicos que el Parque Nacional Natural Cordillera Los Picachos, el Parque Nacional Natural Tinigua y el Parque Nacional Natural Sierra de la Macarena, son fundamentales en la conservación de “tres grandes biomas: la Amazonia, la Orinoquía y la zona andina”.

La recomendación del grupo académico de la Universidad Central es que se cancele definitivamente la licencia al tiempo que señaló a ANLA como una entidad que “tiende a obrar en contravía del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, de la Unidad Administrativa Especial del Sistema Nacional de Parque Naturales y de Cormacarena que conceptuó la inviabilidad del proyecto”.

En el mismo sentido elevó su voz de protesta la gobernadora del Meta, Marcela Amaya, quien explicó que esa región de La Macarena está encaminada al ecoturismo que es una industria que hace más sostenible la fragilidad de esos ecosistemas. Además,  criticó la decisión de la ANLA que no consultó a las comunidades que serán impactadas con el proceso exploratorio de petróleo.

Escenario mágico

Para Juan Fernando Calle, CEO de Ecoglobal Expeditions, una operadora de turismo de Bogotá (Colombia), especializada en destinos de naturaleza y defensor permanente de los recursos no renovables, “de ninguna manera es conveniente y aceptable para una región de tal importancia ecológica, tener de vecina (menos de tres kilómetros) una explotación minera de cualquier tipo”, agrega que, el Parque Nacional Natural Serranía de la Macarena, fue declarado por la UNESCO como “Patrimonio Biológico de la Humanidad”.

Refiere Calle que, “la Serranía de La Macarena es considerada por los científicos de todo el mundo como uno de los refugios de vida silvestre más importantes del planeta. Es un área única por sus condiciones de serranía aislada y su formación geológica es muy importante por la localización de rocas sedimentarias. El río Guayabero presenta hermosas formaciones de roca erosionada. En los yacimientos arqueológicos sobre los ríos Duda y Guayabero, se encuentran petroglifos y pictogramas de las culturas indígenas que habitaron la zona. Su fauna cuenta con osos hormigueros, jaguares, pumas, venados, ocho especies de monos, 500 especies de aves, 1.200 especies de insectos y 100 de reptiles. En el caso de la flora existen 48 especies de orquídeas, dos mil de otras flores, diferentes follajes y plantas”.

Al ser preguntado por este medio si ¿Caño Cristales está conservado?, responde: “En mi opinión, visité por primera vez Caño Cristales en 1996 y lo he visitado desde 2010 varias veces por año, puedo decir que cada vez está mejor conservado. Hoy nacen plantas Macarenias clavígeras (las que le dan los colores) donde hace cinco años no había porque se visitaba de manera descontrolada. Hoy, la comunidad se ha organizado, cuida el río, lo protege y lo hace respetar de manera ejemplar”.

“Caño Cristales es mucho más que las plantas de colores que nacen en su lecho, el espectáculo natural va mucho más allá. Sus múltiples cascadas, su agua increíblemente cristalina, el paisaje natural virgen que lo rodea, las aves, las orquídeas, el sentimiento de armonía biológica, el aire absolutamente puro, el contorno de la sierra que sobresale en la sabana, el silencio”, puntualiza Juan Fernando Calle, quien enseña a cuidar estos ecosistemas desde el buen ecoturismo.

Foto: Caño Cristales. Ecoglobal Expeditions

Este portal está dedicado a la señora Mery Segura y a sus tres queridas hijas, Ángela, Olga Lucía y Marisol Neira. Verdaderos ángeles en la Tierra. Generosidad, bondad y amor son su identidad.