Valientes mujeres tumaqueñas

Chucho Torres | Bogotá

Bogotá
Chucho Torres

Tumaco, al sur occidente del país y centro urbano clave en la Costa Pacífica de Colombia, es una de las zonas en la que las comunidades son muy vulnerables por el entorno cargado de violencia, pobreza y abandono del Estado.

En la región convergen mafias del narcotráfico, grupos guerrilleros y bandas de criminales dedicadas a la extorsión. Las mujeres, los niños, los adultos mayores y en general toda la población, sobrevive en medio de graves problemas que impiden una existencia serena y productiva. La mayor parte de la gente tumaqueña es afrodescendiente y está sometida a la discriminación del resto de la nación que ha mantenido al margen a los, aproximadamente, doscientos mil habitantes.

Allí se vive de la pesca, la agricultura y no se puede ocultar, de los cultivos ilícitos, negocio manejado por bandas que se apoderaron del campo a través del miedo; las familias campesinas que no han salido al casco urbano, viven entre el pánico y la angustia por los constantes enfrentamientos de las autoridades y los ilegales.

Sin embargo, cada vez más la comunidad se ha empoderado de su propio desarrollo y de la mano de organizaciones internacionales, del sector privado colombiano y de ONGs foráneas, han logrado formarse o emprender sus propios proyectos.

Un ejemplo de ese esfuerzo colosal para superar la adversidad lo ha narrado en este portal Bibian Reina Ledesma, la gerente de Mar&Sol, una empresa dedicada a la comercialización de camarón y que emplea en su totalidad a mujeres cabezas de hogar y víctimas de la violencia. Aquí puede seguir la historia http://www.ellasinspiranalmundo.com/bibian-reina-ledesma

En beneficio de esas mujeres valientes se desarrolla el proyecto Nueva Vida, apoyado por ONU Mujeres y financiado por la Embajada de Noruega en Colombia. “El proyecto tiene como objetivo aumentar los ingresos y la participación de las mujeres en el sector pesquero del suroeste de Colombia, donde el conflicto civil ha dejado un impacto duradero. Aunque el conflicto terminó formalmente el año pasado, la violencia está arraigada aquí, con la presencia de varios grupos criminales y narcotraficantes”, señala un artículo de ONU Mujeres para América Latina.

Quien ha viajado a Tumaco, se ha enterado y ha visto a las concheras —mujeres que pescan conchas— y que desde la madrugada desafían todos los peligros para remar hasta los manglares.

“Históricamente, las mujeres de Tumaco han sido el sostén de la familia. Tumaco es una ciudad muy pobre, sumergida en la economía ilegal. Las mujeres debemos trabajar para proveer para nuestras familias, y dependemos de los recursos que nos proporciona el océano”, afirma en la crónica de ONU Mujeres, Flor Yolanda.

En los últimos años han surgido diferentes asociaciones conformadas por hombres y mujeres de la región para lograr, al estar unidos, mayor atención del Estado o acceder a beneficios de organismos multilaterales. Reconocidas son las asociaciones de pequeños palmicultores que se han arriesgado a extender los cultivos a zonas tradicionales en donde la hoja de coca es la ‘reina’. Ahora cobra fuerza la Asociación de Mujeres Concheras Nueva Vida.

Al menos, 22 mujeres, en su mayoría afrodescendientes, hacen parte del proyecto Nueva Vida, apoyado por ONU Mujeres y la Embajada de Noruega en Colombia. La iniciativa ha transformado la vida de esas familias porque se están capacitando en diferentes áreas relacionadas con el modelo de negocio.

“El proyecto ha establecido asociaciones con entidades nacionales, como la Agencia Nacional de Formación Profesional y la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, para capacitar a mujeres miembros de la Asociación Nueva Vida en habilidades empresariales, legislación marina, prácticas pesqueras sostenibles y gestión ambiental. Además, también están aprendiendo cómo procesar y crear productos pesqueros para diversificar sus ingresos", explica Diana Hidalgo, oficial de ONU Mujeres.

Uno de los propósitos del proyecto es fortalecer el conocimiento de los derechos de las mujeres a través de cursos de liderazgo que empoderen a las comunidades con miras a su sostenibilidad.

El proyecto Nueva Vida terminará este año y deberá ser un trampolín “para las mujeres que trabajan en el sector pesquero en Tumaco. Ahora se están esforzando por ampliar su acceso a mercados fuera de Colombia y en crear estrategias para mejorar aún más el sector de la pesca artesanal para las mujeres en Colombia”, puntualiza la publicación de ONU Mujeres.

Foto: ONU Mujeres 

Este portal está dedicado a la señora Mery Segura y a sus tres queridas hijas, Ángela, Olga Lucía y Marisol Neira. Verdaderos ángeles en la Tierra. Generosidad, bondad y amor son su identidad.